Fecha actual Jue Jul 31, 2014 7:27 am

Todos los horarios son UTC - 5 horas [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 3 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Cuentos para Niños
NotaPublicado: Jue Feb 18, 2010 5:05 am 
Desconectado
Moderador Global

Registrado: Jue Ene 21, 2010 2:21 pm
Mensajes: 4422
Ubicación: España
"El que quiere entrar en los grandes misterios debe abandonar el intelecto-animal. El intelecto es luciférico y demoníaco. Los grandes maestros tienen mente de niño"

Samael Aun Weor. Los Misterios Mayores


Cuentos para Niños


Imagen

Samael Aun Weor en la Misión de los Extraterrestres escribió:
En la república de El Ecuador sucedió otro caso insólito. Cierto hombre incrédulo, escéptico y materialista se encontraba sentado al fondo de su jardín. Una nave aterrizó a poca distancia, le invitaron a subir y lo llevaron al planeta Júpiter, ahí permaneció varios días.

Conoció una civilización extraordinaria. Le invitaron a quedarse, mas él les dijo: «Tengo que volver a hablar con los terrícolas, y tengo que dar testimonio de lo que he visto y oído aquí». Regresó a El Ecuador y desde entonces, ese hombre se dedicó a estudiar la Gnosis.

_________________
Todo pasa, la gnosis también...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Cuentos para Niños
NotaPublicado: Lun Mar 08, 2010 9:35 am 
Desconectado
Moderador Global

Registrado: Jue Ene 21, 2010 2:21 pm
Mensajes: 4422
Ubicación: España
Imagen


Samael Aun Weor en Mirando al Misterio escribió:
1. - Cuando era niño oía de mis padres y familiares los relatos de la muy conocida “Llorona”, la cual se manifestaba periódicamente a los hombres que atravesaban llanuras o lugares solitarios en el transcurso de la noche. Estos hombres eran seducidos por una bella mujer que les salía al paso y que los incitaba al amor, pero al corresponder ellos a su invitación, ella soltaba una carcajada muy penetrante, escuchándose después un llanto muy amargo que helaba la sangre, desapareciendo como un velo blanco que se perdía en las sombras de la noche. ¿Nos podría explicar esta manifestación, Maestro, que es muy conocida en muchos lugares de diferentes países?

R.- Distinguido amigo, créame que siento gran placer al responderle. Su relato me parece bastante interesante.

Ciertamente debo decirle que esto de la “Llorona” es leyenda popular en todos los países del mundo.

No quiero subestimar la palabra “leyenda”; realmente tal término sirve de vehículo a muchas tradiciones que suelen escaparse a la historia.

En los relatos hay muchas veces más realidades de las que la gente supone. Después de esta pequeña descripción necesaria para aclarar términos, me permito decirle que no hay lugar en el planeta Tierra donde no se haya oído hablar alguna vez sobre la “Llorona”.

En lo que a mí cabe como investigador ocultista, le diré lo siguiente: en cierta ocasión, por allá en algún pueblo, las gentes me informaron sobre las insólitas apariciones de la “Llorona” a la orilla de un riachuelo. No está de más contarle con cierto énfasis que yo me propuse investigar el caso personalmente.

Para tal efecto, hube de trasladarme al lugar de referencia, al sitio indicado por las gentes y en altas horas de la noche. Es obvio que debía hacer las investigaciones de rigor, y eso lo sabe cualquier Esoterista y por ello procedí según arte.

La consabida mujer metafísica vino a mí; eso es ostensible. La interrogué en la siguiente forma: “¿Es usted la “Llorona?” “Sí, lo soy”, respondió la aludida, y luego intentó dar sus famosos alaridos o gritos dolorosos con aquellas tan conocidas exclamaciones: “¡Ay, mis hijos!” ¡Ay, mis hijos!” Pero yo estaba en guardia y es claro que no consiguió atemorizarme, pues dice el dicho que soldado avisado no muere en guerra.

¿Es usted bruja?”, –le pregunté– “Sí soy”, –me respondió– “¿Pertenece usted al salón de la brujería?” “Sí” –respondió de nuevo–.

La mujer aquella estaba vestida toda de negro y un largo manto del mismo color envolvía su cuerpo de cabeza a pies; usaba sandalias y era como una sombra entre las sombras mismas de la noche.

El rostro de aquella aparición era pálido, sus ojos negros y penetrantes, su nariz roma, su labio más o menos vulgar.

Sintiéndose vencida, aquel fantasma de la noche se alejó por la rivera del riachuelo, caminando despacito, despacito.

2. - ¿Entonces esta mujer sólo era un fantasma?

R.- Estimable señorita, me permito decirle que en cierto sentido sí, eso era, pero tenía una tremenda realidad; era una bruja ciertamente de esas que concurren al salón de la brujería de Salamanca, España.

_________________
Todo pasa, la gnosis también...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Cuentos para Niños
NotaPublicado: Lun Ene 02, 2012 7:25 am 
Desconectado
Moderador Global

Registrado: Jue Ene 21, 2010 2:21 pm
Mensajes: 4422
Ubicación: España
Samael y los Liliputienses


Delirante relato de Samael sobre una supuesta población de enanos bolivianos, de 10 a 20 cm. de estatura.


_________________
Todo pasa, la gnosis también...


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 3 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC - 5 horas [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO